“Curvas Peligrosas” publicado en la Antología de Microrrelatos “El mejor momento”

IMG_4408Es paradójico que algo a lo que te dedicas con entrega y entusiasmo llegue a provocarte sensaciones desagradables.

Tras un viernes malo, vino un sábado peor. Pero como yo soy el que me lo busco, pues a aguantarme y a tomar las decisiones adecuadas, procurando que quienes se beneficien de ellas sean quienes de verdad se lo merecen.

Sin embargo, a otras cosas a las que les prestas menor atención, son las que te dan mayores satisfacciones. Y por ello estoy dedicando la tarde  a mi descuidado blog.

Tan descuidado que poniendo al día las publicaciones y reconocimientos obtenidos, me vengo a dar cuenta que uno de mis relatos que han sido publicados en papel a primeros de este año, ¡ni siquiera os lo había enseñado!  Y eso me fastidia, porque cuando me refería a quienes te dan satisfacciones, se trataba del seguimiento de este humilde blog, que con el paso del tiempo se va consolidando, a pesar mía. Cerca de 6000 visitas cuando hay ocasiones en las que pasan meses entre publicación y publicación. Meses con más de ochocientas visitas y otros muchos con mas de seiscientas… Realmente grande este invento tan global. Algunos días que veo las estadísticas por la mañana resulta que de 20 visitas, 18 provienen del otro lado del charco. Otras veces es al contrario…

Quienes siguen al blog no merecen que yo sea tan dejado, por lo que prometo que en adelante, intentaré tener una regularidad y ponerlo al día mas a menudo.

Bueno, pedidas las excusas, vamos con lo que vamos. El microrrelato Curvas Peligrosas está en mi forma habitual de tratar de embaucar al lector en una línea argumental para girar bruscamente y sorprenderlo. No siempre se logra, pero parece que en este relato si.

Sin más, aquí lo tenéis:

Curvas peligrosas

Aquellas curvas eran tan atractivas… Los suaves rebotes, le daban mayor encanto.

Faltaba poco para cerrar y pensé que era el mejor momento. Pero cuando invertí todo, la curva se tornó negativas; no era previsible, pero… yo no debí ignorar informes y estudiar solo los gráficos de las cotizaciones y sus curvas. Por eso el jefe con buen criterio, decidió que mis días como agente de bolsa se habían terminado.

 

IMG_4411

 

“Tarde de fútbol” ==César nos manda un abrazo== FINALISTA del I Certamen Jorge Juan

CESAR NOS MANDA UN ABRAZO. Al conocer el relato, César agradeció que lo mencionara y comenta que recuerda perfectamente aquel partido.

¡Nosotros si que lo recordamos a él!

Nos envía a todos los onubenses un abrazo que al que le correspondemos con otro y el deseo de toda clase de éxitos en su labor profesional.

IMG_0210

Hoy 14 de Junio me llega un correo electrónico: Comunicado de Prensa de la Asamblea Amistosa Literaria de Novelda, donde se comunica que entre los relatos recibidos, se han elegido veinte de ellos como finalistas, con la novedad de que además los veinte serán adaptados para la radio y emitidas por “Novelda Radio, Emisora Municipal” entre los días 16 y 20 de junio de 2014 a las 12:00 horas del mediodía. Entre ellos está el mío “Tarde de fútbol”. El veredicto final tendrá lugar el próximo sábado 21 de junio de 2014.

Ya se lo dediqué en principio a mi hijo Calixto, admirador de César desde muy pequeño. Pero con su permiso, lo quiero hacer extensivo a todos los Recreativistas que han mantenido la ilusión hasta el final, pero parece que esta vez no tocaba… y también al modelismo naval,  afición que tengo aparcada y que me dio a conocer a personajes tan impresionantes como Jorge Juan.

Ni que decir tiene que agradezco al extenso y muy cualificado jurado, impresionante: desde Generales a Rectores, Ex-Rectores, Académicos, Ex-Directores de Museos o Reales Institutos, Catedráticos y Licenciados en Filosofía y Letras, pero me impresiona sobre todo que entre los diecisiete miembros aproximadamente la mitad son escritores y poetas y abundando, cronistas y biógrafos de Jorge Juan. Se siente uno pequeño, pero a la vez muy alegre de que seleccionaran el mío como finalista. El microrrelato está ahí…

17-05-2014.-Siento decepcionar a quienes esperen que hable de la actualidad futbolística en esta entrada, aunque el momento es propicio ya que esta tarde se decide el campeón de la liga de primera división en el partido que enfrenta al F.C. Barcelona y Atco. De Madrid.

En esta ocasión, por esas extrañas coincidencias que cada vez me van pareciendo menos extrañas, he mezclado dos temas completamente distintos en un microrrelato. 

En este primer certamen Jorge Juan, existen pocas reglas, pero determinantes: un máximo de 150 palabras y la obligación de nombrar a Jorge Juan y a la población de Novelda. 54

Al personaje lo conozco gracias a mi afición al modelismo naval, pues el sistema de Jorge Juan es uno de los más importantes en la historia de la construcción naval. Llegó a espiar a los ingleses para conocer sus técnicas y posteriormente mejorarlas bastante. Pero no solo podemos hablar de él como constructor o espía. Jorge Juan y Santacilia (1713-1773) fue además un magnífico militar y profesor, pero todo ello después de participar en una de las misiones mas importantes para la ciencia. En 1734, Felipe V recibe la solicitud de su primo Luis XV para que se permita a los inquietos académicos franceses viajar a Quito con el fin de medir un arco de Meridiano bajo el Ecuador y así obtener el valor de un grado terrestre. La empresa era vital por aquel entonces, puesto que, dominada la Latitud, fallaban los cálculos de Longitud, lo cual impedía una precisión científica tanto en la derrota de los barcos como en la cartografía. Jorge Juan iba a jugar un papel vital en la solución, pues su misión consistía en evitar que los franceses no compartieran sus descubrimientos y además realizar junto a su compañero Antonio de Ulloa sus propias mediciones y otros informes para la corona. Creo que con lo dicho ya se observa de que personaje tan extraordinario estamos hablando. 

cesarwebEl otro personaje que nombro en el relato, “solo” fue un magnífico portero de fútbol y un ejemplo de honradez y profesionalidad, que además durante su carrera deportiva, en la que creo recordar ganó tres trofeos Zamora al portero menos goleado de segunda división, tuvo la inquietud de estudiar Medicina (nada menos). Vivió en Huelva quince años aproximadamente, repartidos casi por igual en sus dos etapas:  como futbolista y como jefe del servicio médico del Real Club Recreativo de Huelva.   Bueno, espero que os guste el relato. 

Se lo dedico a mi hijo Cali, gran admirador del portero recreativista.

Tarde de fútbol -Jorge Juan, ¡que genio!—dije ante la mirada interrogante de mi nieto. No era fácil oírme una frase completa, pues la maldita enfermedad me dejaba pensar, pero apenas permitía que me expresara. Además, frecuentemente me quedaba traspuesto sin previo aviso, lo cual me estaba ocurriendo…

Esta vez mis sueños fueron de aventura y mar, de jóvenes guardiamarinas rivalizando con científicos franceses en busca una exactitud inexistente hasta entonces. O espiando a constructores ingleses para perfeccionar sus sistemas de construcción. En mi mente bullían imágenes de arsenales, planos, carpinteros y calafates. No faltaban gobernantes e intrigas palaciegas.

-Recreativo de Huelva cero, Novelda uno —escuché en la pequeña radio. Mi nieto al verme despierto aprovechó para decirme:

-Abuelo, ese Jorge Juan que dijiste ya no juega en el Novelda. Pero tienen un “porterazo” que se llama Cesar y por su culpa nos han ganado hoy.

“El suicida reincidente” -EDITADO- Participó en el II Concurso Manuel J. Peláez. Microrrelato de Calixto Pérez

Puede que sea uno de mis mejores Microrrelatos, aunque probablemente no ha participado en ningún concurso.

DSC_0046Edito, pues he podido constatar que el relato si llegó a participar en el concurso, el II Concurso de Microrrelatos Manuel J. Peláez, del colectivo con el mismo nombre de Zafra. En esta ocasión no fue seleccionado. Evidentemente es el jurado quien valora, pero entre tantos relatos que probablemente tengan un gran nivel, un error gramatical u ortográfico es motivo justificado para ir descartando, aunque no puedo afirmar que ese haya sido el motivo. Sin ser grave, un error y yo lo he tenido. Sabéis que repito mucho lo de escribir-corregir-escribir-corregir … pues en esta ocasión ya me puedo aplicar el cuento de la importancia de una buena corrección. Probablemente no los detecté por no leerlo en voz alta y escucharme, porque lo que si es seguro es que lo hice. Tras esta explicación imagino que igual querréis saber donde están ¿verdad? pues venga, a buscarlos…

El suicida reincidente

Desde su alta ubicación tenía una visión privilegiada del salón de la casa, así como de los movimientos de la que fuera su esposa. Pasaba el día observándola, con la nariz pegada al cristal. Se había convertido en una obsesión.

La mujer retozaba en el sofá con un nuevo amante, algo frecuente desde que recobrara su independencia, tras unos años de matrimonio con un hombre mayor y chapado a la antigua. Tras (Dos “tras” en breve espacio) haber recobrado el control de su vida, quería dejarse llevar por las sensaciones. Además, sentirse observada era un estímulo añadido.

1 Calixto Pérez Toresano (1)Conforme la pareja avanzaba en sus juegos amatorios, el mirón pasaba del enojo a la crispación. Poco después, su orgullo y su sentido posesivo motivaron que, humillado, se lanzara al vacío. Se escuchó un golpe seco en el suelo y el ruido de cristales al hacerse añicos.

Al quedarse sola, retiró los vidrios rotos. A continuación tomó un cristal rectangular de un cajón donde almacenaba otra media docena iguales (

ppk

“(…) otra media docena iguales, (…)”. Debe decir “igual”.

) para futuros siniestros. Hábilmente, lo colocó en el marco, recomponiendo el retrato de su esposo, que posaba con traje oscuro y el habitual gesto hosco y desabrido que mantuvo hasta el mismo día de su fallecimiento, un par de años atrás.

Sonriente, la viuda lo volvió a colocar en la parte alta del mueble, desde donde volvía a tener una magnífica perspectiva del salón.

DSC_0001

 

“Tarde de fútbol” FINALISTA del I Certamen Jorge Juan

Hoy 14 de Junio me llega un correo electrónico: Comunicado de Prensa de la Asamblea Amistosa Literaria de Novelda, donde se comunica que entre los relatos recibidos, se han elegido veinte de ellos como finalistas, con la novedad de que además los veinte serán adaptados para la radio y emitidas por “Novelda Radio, Emisora Municipal” entre los días 16 y 20 de junio de 2014 a las 12:00 horas del mediodía. Entre ellos está el mío “Tarde de fútbol”. El veredicto final tendrá lugar el próximo sábado 21 de junio de 2014.

Ya se lo dediqué en principio a mi hijo Calixto, admirador de César desde muy pequeño. Pero con su permiso, lo quiero hacer extensivo a todos los Recreativistas que han mantenido la ilusión hasta el final, pero parece que esta vez no tocaba… y también al modelismo naval,  afición que tengo aparcada y que me dio a conocer a personajes tan impresionantes como Jorge Juan.

Ni que decir tiene que agradezco al extenso y muy cualificado jurado, impresionante: desde Generales a Rectores, Ex-Rectores, Académicos, Ex-Directores de Museos o Reales Institutos, Catedráticos y Licenciados en Filosofía y Letras, pero me impresiona sobre todo que entre los diecisiete miembros aproximadamente la mitad son escritores y poetas y abundando, cronistas y biógrafos de Jorge Juan. Se siente uno pequeño, pero a la vez muy alegre de que seleccionaran el mío como finalista. El microrrelato está ahí…

17-05-2014.-Siento decepcionar a quienes esperen que hable de la actualidad futbolística en esta entrada, aunque el momento es propicio ya que esta tarde se decide el campeón de la liga de primera división en el partido que enfrenta al F.C. Barcelona y Atco. De Madrid.

En esta ocasión, por esas extrañas coincidencias que cada vez me van pareciendo menos extrañas, he mezclado dos temas completamente distintos en un microrrelato. 

En este primer certamen Jorge Juan, existen pocas reglas, pero determinantes: un máximo de 150 palabras y la obligación de nombrar a Jorge Juan y a la población de Novelda. 54

Al personaje lo conozco gracias a mi afición al modelismo naval, pues el sistema de Jorge Juan es uno de los más importantes en la historia de la construcción naval. Llegó a espiar a los ingleses para conocer sus técnicas y posteriormente mejorarlas bastante. Pero no solo podemos hablar de él como constructor o espía. Jorge Juan y Santacilia (1713-1773) fue además un magnífico militar y profesor, pero todo ello después de participar en una de las misiones mas importantes para la ciencia. En 1734, Felipe V recibe la solicitud de su primo Luis XV para que se permita a los inquietos académicos franceses viajar a Quito con el fin de medir un arco de Meridiano bajo el Ecuador y así obtener el valor de un grado terrestre. La empresa era vital por aquel entonces, puesto que, dominada la Latitud, fallaban los cálculos de Longitud, lo cual impedía una precisión científica tanto en la derrota de los barcos como en la cartografía. Jorge Juan iba a jugar un papel vital en la solución, pues su misión consistía en evitar que los franceses no compartieran sus descubrimientos y además realizar junto a su compañero Antonio de Ulloa sus propias mediciones y otros informes para la corona. Creo que con lo dicho ya se observa de que personaje tan extraordinario estamos hablando. 

cesarwebEl otro personaje que nombro en el relato, “solo” fue un magnífico portero de fútbol y un ejemplo de honradez y profesionalidad, que además durante su carrera deportiva, en la que creo recordar ganó tres trofeos Zamora al portero menos goleado de segunda división, tuvo la inquietud de estudiar Medicina (nada menos). Vivió en Huelva quince años aproximadamente, repartidos casi por igual en sus dos etapas:  como futbolista y como jefe del servicio médico del Real Club Recreativo de Huelva.   Bueno, espero que os guste el relato. 

Se lo dedico a mi hijo Cali, gran admirador del portero recreativista.

Tarde de fútbol -Jorge Juan, ¡que genio!—dije ante la mirada interrogante de mi nieto. No era fácil oírme una frase completa, pues la maldita enfermedad me dejaba pensar, pero apenas permitía que me expresara. Además, frecuentemente me quedaba traspuesto sin previo aviso, lo cual me estaba ocurriendo…

Esta vez mis sueños fueron de aventura y mar, de jóvenes guardiamarinas rivalizando con científicos franceses en busca una exactitud inexistente hasta entonces. O espiando a constructores ingleses para perfeccionar sus sistemas de construcción. En mi mente bullían imágenes de arsenales, planos, carpinteros y calafates. No faltaban gobernantes e intrigas palaciegas.

-Recreativo de Huelva cero, Novelda uno —escuché en la pequeña radio. Mi nieto al verme despierto aprovechó para decirme:

-Abuelo, ese Jorge Juan que dijiste ya no juega en el Novelda. Pero tienen un “porterazo” que se llama Cesar y por su culpa nos han ganado hoy.

Nueva frase inicial Relatos en Cadena, semana 26

Como sé por propia experiencia la de veces que uno no escribe para este concurso porque cuando te acuerdas ya es sábado por la mañana, aprovecho que he cogido el ritmo y siempre que lo recuerde, pondré una nueva entrada para comunicarlo. Así mismo, si queréis que publique aquí alguno de los que presentéis, como he hecho en un par de ocasiones con el de Pepe Gálvez, solo tenéis que mandármelo y una vez cumplido el plazo de presentación, lo publicaré.IMG_0181

Así mismo, si me lo queréis enviar para que os de mi opinión como varios habéis hecho estas semanas atrás, podéis contar con ella; lo único que puedo prometer es que los leeré y os daré mi opinión, que como como máximo será la de alguien con un poquito más de experiencia en escribir este tipo de textos que  vosotros, pero al que le queda todavía mucho por aprender.

 

Lo dicho, la frase de la semana es:

“La lluvia de fuego que lentamente devoraba la ciudad”

Plazo máximo de presentación el sábado
10 de Mayo de 2014.

Relato presentado en 2012 al “I Certamen Relatos Cortos Emilio Carrére”

Empecé escribiendo semanalmente relatos de 100 palabras para el concurso de la Cadena Ser “Relatos en Cadena”. Como reto personal, me propuse terminar

Emilio Carrére, escritor, periodista, poeta, autor teatral y ¡mucho más! representa "la Bohemia" madrileña de principios de siglo XX

Emilio Carrére, escritor, periodista, poeta, autor teatral y ¡mucho más! representa “la Bohemia” madrileña de principios de siglo XX

un relato de 25 páginas para un concurso de la Fundación Atlántic Coper, donde obligaba a que el cobre fuera de alguna manera protagonista. Mi idea era buena,  pero la escritura muy flojita. Mientras escribía aquél, vi un concurso en internet, de tema libre y 200 palabras. Aquello me gustó. Era dedicado a Emilio Carrére, al que desconocía totalmente.  Aun siendo el tema libre, siempre me ha gustado saber quien es el personaje al que se le dedica un certamen, no deja de ser una fuente de inspiración. Carrére fue poeta, novelista, periodista, autor teatral y tertuliano de cafés. Todo eso y mucho más, pero para no extenderme, diré que fue uno de los auténticos representantes de la bohemia madrileña de principios de siglo XX, por inspiración parisina de Verlaine. Como buen trasnochador, no falta en su currículo haber dilapidado una fortuna heredada de su padre. Todo ello supongo que influiría en el relato que a continuación podéis leer. Fue para mi una decepción no quedar como finalista. No se la razón, probablemente pensé que mi relato era un gran relato. ¡Que presuntuoso! ¿con quien había empatado yo en temas literarios? Me di cuenta de mi error cuando leí los relatos que ganaron. Segundo o tercero, por ejemplo, un tal J.J. Tapias al que desde entonces sigo con devoción a través de su blog . Escribe relatos como pocos, raro es el mes que no consigue varias finales, o el año que no gana varios concursos. Incluso ha estado hace pocos tiempo ¡entre los finalistas del Premio Planeta! Hace pocos días que mandé mi relato para este año. Es bastante mejor que éste, pero prometo que en esta ocasión no me enfadaré. Bueno, espero que os guste el relato de 2012.

¡Vaya preguntas hace usted, Mr. Wilde!

Capa, chalina y chambergo. Y un paraguas que no traje, pero que si me llevo.
Otras veces fue al revés, pero como hoy me siento espabilado, es el día que me toca.

En fin, cuando llegue a casa, si descubro en que bolsillo guardé los fósforos, encenderé la pipa y … ¡Coño, el escalón!


Cierto, he dicho espabilado, me parece recordar; aunque me temo que el anís que me sirvieron, estaba mezclado con absenta, estoy seguro ¡al menos el tercero!

Absenta… Que sabor más parisino. Allí se piensa que es fuente de inspiración de escritores y artistas. ¡Que esnob! Estoy seguro de que las musas no se van a acercar a mi pluma, pues dudo que la absenta tenga esas propiedades que sostienen en París algunos que se dicen ilustrados. Si, muchos lo aseveran, incluido un dublinés que filosóficamente dudaba: “¿Cuál es la diferencia entre un vaso de absenta y el ocaso?”.

Pero por Dios… ¡vaya preguntas hace usted, Mr. Wilde! No se me ocurre cosa alguna. 

Aunque, si he de ser sincero, se me ha ocurrido una, pero no se la he dicho por respeto. La he descubierto hoy que estaba espabilado.

La diferencia es obvia: el escalón.