“Doble Orgullo” publicado en el libro “Relatos para Amanat” sobre libertad sexual

Vaya por delante que este relato no es apto para homófobos, intolerantes y demás gente de esa ralea. Podéis dejarlo aquí, no vais a disfrutar. Aunque ya sería mala suerte (en primer lugar para ellos, pero después para mí) que con lo reducida que es la lista de mis amigos lectores y conociendo al 50% de ellos, se me hubiera venido a colar algún elemento de inteligencia “desviada”. Valga la expresión…images

descargaSe trata de un relato condicionado a tener un máximo de 20 líneas y tratar el tema mujeres y libertad”. Está publicado en el libro “Relatos para AMANAT”, que contiene los relatos seleccionados del “II Concurso de Relatos Cortos ISONOMIA”.

Amanat es el nombre con el que la prensa bautizó a la joven fisioterapeuta india que fue salvajemente torturada y violada en un autobus por seis hombres. Falleció días después víctima de las heridas. Pero este caso marcó un hito al conseguir remover la conciencia social en la India de una población y un sistema judicial bastante permisivos con las constantes agresiones sexuales a mujeres. Tan solo en el veinticinco por ciento de los casos existe una condena para el violador.

Bandera_Gay,_Dia_del_Orgullo_Gay,_Madrid

Coincidiendo con la celebración este fin de semana del Día del Orgullo Gay en Madrid, me apetece publicar esta entrada. Espero que llegue el momento en el que estas fiestas reivindicativas solo sean un simpático recuerdo. Será la señal que anuncie que por fin venció la libertad individual de las personas. Entre todos es posible.

 

Doble orgullo

 

—Un beso, papá. Ya María me dio un toque. Hemos quedado para llegar juntas a la estación y tomar un café antes de montarnos en el autobús.

—Divertiros, cielito. ¿Llevas dinero?— le dije.

—Si, llevo algo suelto en el bolsillo. Y la tarjeta— respondió tocándose una mochila mediana de cuero, que tenía colgada de un solo hombro.

—A ver si este año no te quedas en una pensión tan mala como la del año pasado— le dije riéndome y arrancando la risa de ella y de la madre— De ir en el tren en lugar de pasar esas diez horas de autobús, hablaremos otro año…

—Vale, no te preocupes papá— dijo sonriendo.

Estaba guapísima con su pelo suelto, camiseta, vaqueros y zapatillas de lona. Alta, delgada. Cuidaba su dieta y hacía ejercicio a diario, encontrando el tiempo de donde no lo había. Siempre fue muy inteligente pero lo que la hacía brillante era unir su talento a la capacidad de sacrificio, organización y responsabilidad.

Tras darme un enorme beso, se marchó. Sonriendo me dirigí a cargar dos estilográficas que la madrugada anterior había dejado secas sin ser capaz de escribir sobre la felicidad. Pero en este momento ¡sería capaz de escribir un tratado! Si, soy feliz. Y lo soy porque mi hija lo es. Su felicidad tiene relación con mi respeto a su libertad, el tema sexual es su elección. Tiene diecinueve años y va a Madrid con su amiga, por tercer año, al Día del Orgullo Gay. Pero me preocupa que duerma en una pensión cutre e incomoda. ¡Esta niña…!

Relatos por la Igualdad. “El folleto”

Reedición – Repito esta entrada ya que por problemas técnicos los enlaces que deberían llegar a esta desafortunada guía del esperpento, no funcionaron adecuadamente, al menos en muchas ocasiones, según me han hecho llegar alguno de los amigos que le dan el vistazo al blog.

Sin tener en cuenta esta guía, para quien tenga la fortuna de no haberla visto nunca, mi relato “El folleto” pierde parte de su fuerza, porque pocos escritores serían capaces de hacer ver, y yo no iba a ser uno de ellos, hasta que punto llegó el machismo en este país, dentro de un mundo que globalmente ya lo era.

Teniendo en cuenta que el libro en el que se publicó mi escrito, “Relatos para Malala”, está dedicado a la joven pakistaní que es hoy en día un símbolo de la lucha por la igualdad,  Malala Yousafzai, me parece obligado hacer el esfuerzo para intentar que pueda leerse correctamente. Por ello antes de mi texto he puesto las fotos de ese folleto que motivó mi indignación y mi relato. De todas formas sigue estando el enlace al final del relato, espero que ahora si funcione.

mujer_perfecta

malos_tratos

documento_antiguohechos_insolitoscuriosidadessociedadtejiendo_el_mundo1revolucion_culturaltexto_antiguodocumento_ineditoincreiblemanual_buena-_esposamujer_ideal

Sin comentarios.

A continuación os pongo el relato.

Editorial Acen y Fundación Isonomia homenajean a la niña pakistaní Malala Yousafzai

Editorial Acen y Fundación Isonomia homenajean a la pakistaní Malala Yousafzai

El folleto

Mi marido notó que mi cabreo era mayúsculo. Sin levantar la mirada de lo que estaba haciendo y con muy mala leche, en tono de burla me dijo:

         ─ ¡Venga, espabila!… Sabes que una de tus obligaciones es distraerme.

Recogí los informes en la carpeta y salí de casa dando un portazo. Escaleras abajo, busqué el tabaco. Solo me quedaba uno, medio chafado. Lo encendí y con las manos en los bolsillos, salí a la calle. Hacía mucho frío. Mi cabeza era una olla a presión. ≪Lo dejo —afirmé convencida —  No tengo por qué aguantar esto≫. Inmersa en mis pensamientos, oí por el telefonillo:

         ─ “Lui”, sube. Te vas a quedar helada – dijo bostezando – Te he preparado la infusión.

Ni me había dado cuenta que estaba encogida y tiritaba por el intenso frio.

         ─ Ábreme, “cari” ─ le dije. Cuando subí, estaba adormilado en el sofá. Se levantaba temprano para trabajar y hoy había hecho la cena y recogido la cocina. Estaba derrotado. Además, tenía que aguantar mi carácter irascible, agudizado ahora por el trabajo. Un periódico conservador encargó al departamento que justificara sociológicamente, en el contexto histórico, un folleto de la Sección Femenina de la Falange, que preconizaba la superioridad del hombre y el papel abnegado y servil de la mujer. Hoy las redes sociales han destapado la realidad social de los años sesenta. El jefe de departamento, me lo asignó sin saber de que se trataba.

        —   Cari, llevabas razón — le dije —Dejo el encargo, me está afectando demasiado.

        —    Y lo peor, es que tratan de justificarlo… — dijo él — Haces bien, déjalo.

machismo1

España: La mujer ideal en 1953 – El polvorín