“Alarma distinguida” microrrelato que se publica en “Bocados Sabrosos IV”

Bocados sabrososSeleccionado para su publicación este microrrelato que debía cumplir con el requisito de no ser mayor de 5 líneas. Y ya sabéis,hay que contar una historia con un inicio, su nudo y el desenlace… Bueno, ahí está. Viene a contar que hay gente para las que un toque de distinción puede ser vital… o mortal, ja,ja.

IMG_2412 IMG_2433

Alarma distinguida

Respiré aliviado en la salida. El uniformado que hacía las indicaciones de continuar andando no era un vigilante, sino el técnico de la alarma que sonaba sin parar. Pero caí al suelo víctima de un dolor de pecho, propiciando el extraño plano final: dos latitas de selecto caviar iraní que oculté, rodando titubeantes a mí lado. ¡Mi corazón se habría rebelado más fuerte ante vulgares sucedáneos!t2bp_00051

¡ Oportunidad! Hasta el 3 de Mayo el plazo de “Relatos en Cadena”

Al haber esta semana final mensual, el plazo de presentación de los relatos termina el próximo sábado día 3 de Mayo.

Buena oportunidad para quien no le halla dado tiempo a presentarlo,

¡siete días, siete, para escribir cien palabras, oiga!

La frase para el relato que hay que mandar antes del sábado a las 18:00 horas, es:

“Nos lamentamos, hipócritas, de no haberlo visto venir”

¡Vamos a escribir un rato!

¿Escribimos un microrrelato? (I)

Aprovechando que la mayoría tenemos un poco más de tiempo libre esta parte final de Semana Santa, os animo a que probéis a escribir un microrrelato.

DSC_0043Se que muchas personas tienen la sensación de que podrían hacerlo. Y es cierto, aunque cuando se ponen se desesperen al poco tiempo, porque la cosa no es como en principio pensaron. Sin embargo, por mi breve experiencia os puedo decir que una buena parte de lo necesario para escribir cualquier tipo de relato es algo muy sencillo: el trabajo es decir, escribir y reescribir. Y volver a reescribir… Después la técnica que adquieres con la lectura y la práctica de escribir, irá llegando. ¿Y la inspiración? bueno, también tiene su papel, pero como suele decirse, cuando llegue debe de cogerte trabajando. A muchos de los que leen este blog, no le haría falta ninguno de estos comentarios. En muchos casos sus conocimientos y andadura literaria es muy superior a la que yo llegaré a alcanzar. A ellos les pido comprensión, que la tendrán al recordar cuanto se agradece en los inicios cualquier indicación que nos de algo de luz.

Para ir probando, es bueno que uno esté condicionado, que deba cumplir ciertos parámetros, pues te da pié para comenzar o para pensar en que escribir. Que sean solo cien palabras si es más problemático, teniendo en cuenta que un microrrelato, por muy micro que sea, no deja de ser un relato; por tanto, tenemos que contar algo, con su principio nudo y desenlace. En este enlace concurso Relatos en Cadena, de la cadena SER, que es la misma página donde se pueden enviar los relatos, existe un decálogo para escribir este tipo de obras. 

Y ya que estamos hablando de ese concurso, le propongo a quien le apetezca, concursar en él de esta semana. Aunque de inicio, la frase no es fácil, pero tampoco es algo que deba condicionar totalmente el resto del relato… En este caso la frase es: “Mientras la impía lluvia borraba la rayuela”. ¡Ahí queda eso! Yo ya he hecho el mío y una vez que se cierre el plazo de envío (sábado a las 18:00 horas) lo publicaré en esta misma entrada. Si alguno queréis que os lo cuelgue también de esta entrada, enviádmelo por correo electrónico.

IMG_9514Como no me gustan los consejos, os diré como yo suelo escribirlos:

– Primero pienso sobre la frase de inicio en cuestión, a ver que se me ocurre en relación a ella.

– A la hora de empezar a escribir, intento que la limitación de palabras no me coarte. Pero sin locuras. Como escribo a mano, tengo calculado que con mi letra normal entre diez y doce renglones es el máximo espacio del que voy a disponer.

– Me gusta dejar reposar el relato  para después releer, al menos dos o tres horas más tarde de haberlo escrito. Entonces es cuando lo reescribo en word para recuento de las palabras (no se suman ni título ni frase obligatoria). Después, desde word, copio y pego en el formulario de la página.

Estoy seguro que vais a alucinar comprobando cuantos adjetivos inútiles usamos, cuantos “así, ya que, después, aunque, …” usamos sin apenas darnos y cuenta y otros detalles que se van viendo con el tiempo.

Pues espero que disfrutéis de lo que queda de Semana Santa y si una de las formas de hacerlo es escribiendo un poquito, me alegraré.