“Alarma distinguida” microrrelato que se publica en “Bocados Sabrosos IV”

Bocados sabrososSeleccionado para su publicación este microrrelato que debía cumplir con el requisito de no ser mayor de 5 líneas. Y ya sabéis,hay que contar una historia con un inicio, su nudo y el desenlace… Bueno, ahí está. Viene a contar que hay gente para las que un toque de distinción puede ser vital… o mortal, ja,ja.

IMG_2412 IMG_2433

Alarma distinguida

Respiré aliviado en la salida. El uniformado que hacía las indicaciones de continuar andando no era un vigilante, sino el técnico de la alarma que sonaba sin parar. Pero caí al suelo víctima de un dolor de pecho, propiciando el extraño plano final: dos latitas de selecto caviar iraní que oculté, rodando titubeantes a mí lado. ¡Mi corazón se habría rebelado más fuerte ante vulgares sucedáneos!t2bp_00051

“De paseo” último relato que he escrito.

Cuando presentas un relato a un concurso, hay que tener en cuenta que no todos son iguales. Hay certámenes que eligen entre los recibidos un número de ellos como finalistas o para publicar. En esos casos si eligen un relato tuyo para publicar junto a otros cien y participaron quinientos, pues te llevas la alegría de estar entre el veinte por ciento que más ha gustado. Eso quiere decir que el relato tenía algo por lo que destacarlo entre otros muchos y te da al menos una indicación de que la cosa marcha. ¡Y una alegría!IMG_0213 - Versión 2

Este relato que os presento, está enviado a un concurso de esos, en el que dificilmente sabré si ha gustado o no. ¿Por qué? Pues porque en el certamen en el que participo, solo existe un ganador y no te dan ninguna indicación de que como le ha ido a tu relato. Es decir, puede haber quedado entre los diez primeros sobre más de mil o el novecientos. No me gusta demasiado participar en ese tipo de concursos, pero si el tema o los condicionantes que tienen me atraen, pues lo hago. Lo que verdaderamente me gusta es escribir, no los concursos…

Bueno, pues en este caso un límite de doscientas palabras y es obligatorio mencionar la palabra LIBRERIA. Aquí tenéis mi relato:

De paseoIMG_0130

A mi avanzada edad, se agradece un paseo de vez en cuando.

Supuse que por eso la chica me había aseado convenientemente. Al pasar delante de un espejo, me noté como rejuvenecido; incluso atractivo.

Poco después, la muchacha que me cuidaba me dejó a un lado. Una señora le hizo una consulta y ambas estuvieron un rato hablando animadamente. Cuando iba a quejarme vi muy cerca mía a una joven de largas piernas y rasgos orientales. Era muy atractiva. La miré disimuladamente hasta darme cuenta que iba acompañada por un buen número de chavales parecidos a ella. Eran delgaduchos y bastaba observarlos un rato para percibir que todos eran tan duros en palabras y expresiones como blandos en cuanto a pasta. Aunque esto me tranquilizó, agradecí que la cuidadora volviera a por mí. Al alejarnos, arriba de la estantería de aquellos orientales, vi un cartel que indicaba: “Comics Manga en oferta”.

Supe que por fin volvía a mi ubicación en la vitrina de la librería, cuando aquellas manos suaves tocaron mi lomo y para colocarme en el atril de madera, me abrieron por el capítulo en el que el Ingenioso Hidalgo…