“Mordaza” relato de José Luis Gálvez

IMG_6647

 

En un  relato de solo cien palabras, esa frase inicial es importantísima para e, devenir de la mayoría de los relatos. La frase “alguien ha empezado a tirara del hilo” ha creado en los relatos presentados al concurso una tendencia a la intriga, a ir descubriendo…

Esta semana que hoy termina no tuve tiempo para poner la frase de partida. Estoy seguro que quien venga siguiendo el concurso ya la habrá localizado y enviado su relato para participar antes del sábado a las 18:00 horas.

De la semana anterior tenemos uno del amigo Gálvez y otro mío que no localizo. Pongo primero el de Pepe, con aroma a cine negro en la reducida dosis que permite el microrrelato.IMG_6649IMG_6937

 

 

  MORDAZA.

Alguien ha empezado a tirar del hilo y, lo que fueron simples esbozos de columnas en el diario local con escasa importancia, pronto se convirtieron en avidez informativa entre sus lectores.

El Justiciero – seudónimo que utilizaba el periodista- tras  un vacilante inicio, sus artículos iban tomando forma y la madeja comenzaba a desmarañarse; ya se adivinaban nombres y fortunas con destinos obscuros.

Hoy el obituario menciona la muerte de un periodista de la casa en accidente sin clarificar.

El extra a todo color del Mundial de fútbol marca la atención del lector.

 La columna del Justiciero hace casi un mes que no ve la luz.

 

 

 

“Fiel”, un relato de Pepe Gálvez -a su manera-

 


10449620_223567747853338_1498132914_n 2
Bien, aunque yo sigo en mi tónica del mínimo esfuerzo en cuanto a lo de escribir los relatos en cadena, aquí está el amigo Pepe Gálvez para mantener el barco a flote.

 

En lo que iba a ser la presentación me he extendido demasiado (puede que incluso haya destripado el  relato). Por tanto, primero el relato y después el comentario.

FIEL

Se ovilla sobre las baldosas frías y comienza a temblar exhausto, solicitado un centenar de veces para recibir achuchones y caricias, otras tantas para recoger y entregar la pelota que le lanzan, acompañándolos de alegres ladridos que amenizan el juego y finalmente, tiene que hacer como tarea extra de improvisado pony, donde cabalga el pequeño de la casa para su deleite.

La frialdad de las baldosas tonifica su musculoso cuerpo, a la espera de nuevas órdenes.

El temblor le viene dado por su temor a lo desconocido, bien el rugir de la tormenta que  se avecina o algún ruido no identificado que lo alertan.

10342613_214411932102253_383175136_n - Versión 2

Me decía en la nota que acompañaba al al relato, que en esta ocasión quizás se hubiera dejado llevar por la frase inicial. Puede ser, pero al fin y al cabo ha escrito sobre lo que le ha apetecido. Y además se nota que lo ha hecho a gusto, sin rebuscar palabras, y probablemente echándole un vistazo de cuando en cuando al protagonista canino de la historia. ¿Que historia? pues la diaria, la que parece que no hay que contar porque ya está contada.

¿Contada? pues ahí Pepe deja en el aire algunas cosillas para que las terminemos:  ese miedo a la tormenta o al ruido desconocido… Total, que ha conseguido que ese principio tan horrible que nos había regalado el concurso, se convirtiera en el jadeo impaciente de un fiel compañero que no se cansa de jugar con él y con los suyos, sin esperar otra cosa que la compañía en esos momentos de miedo a lo desconocido.

10342613_214411932102253_383175136_n 2

Total Pepe, que como siempre que puedes has hecho lo que te ha apetecido… y encima a los demás les gusta. Cuando vengan tormentas, sabremos a donde acudir…

 

 

 

 

“OPERACIÓN FALLIDA” Nuevo microrrelato de José Luis Gálvez

IMG_6674

Vuelve a mandarme un microrrelato el amigo Pepe Gálvez. Eso me gusta y os animo a todos los que queráis que os publique algún relato porque no os apetezca abrir un blog, me tenéis a vuestra disposición.

 

Es sin duda un microrrelato marca de la casa. De la “casa Gálvez”, aunque en esta ocasión podría haber sido igual de la casa Dior o Loeve.

 

 

Con el inicio obligado por el concurso “Relatos en Cadena”, en esta ocasión Mucho me temo que vienen a rescatarme, os lo copio a continuación,  diciendo al modo Matias Prats: notarán que es un relato de lujo…

 

OPERACIÓN FALLIDA.IMG_6699

Mucho me temo que vienen a rescatarme. Desde la cristalera observo al  Dr. McAllister en animada charla con mis socios, mientras yo vestido de guerrero urbano –Armani, con camisa Brooks Brothers, en la corbata seda de Asia, calzando unos Edward Green y rematado  con un Patek Philippe’s en la muñeca- espero con resignación.

Solo han sido diez días de descanso.

El maldito test, la entrevista y la partida de ajedrez, no doblegaron mi ego. Difícilmente se puede cambiar, cordura por locura.

Nuevamente el vértigo  de New-York, Londres y Tokio; el delirio del índice Nikkey, NYSE y NASDAQ……

Para adularme dicen que medio mundo depende de mí.

 

“Adios Mamá” microrrelato de José Luis Gálvez para Relatos en Cadena

10356584_216784248531688_351754216_nEl amigo Pepe Gálvez, tras un breve y excusable paréntesis por mor de un viaje científico a tierras europeas en busca de nuevas cervezas y ejemplos gráficos de como evacuarlas, según las noticas que día a día nos ha dado a conocer a través de su página de Facebook  (cuyas fotografías quedan reproducidas en esta entrada) retoma los relatos en cadena. Me comenta, como ahora reproduciré, que de alguna manera se tiene que activar para escribir los microrrelatos, dejando a un lado la pereza pues teniendo una fecha límite tan cercana no puedes ir dejándolo para mas adelante, ya que con toda seguridad se quedan en el tintero.

A mi me ocurre lo mismo, estoy intentando poner semana a semana la frase inicial porque ese pequeño compromiso me hace escribir.  Es evidente que no existe ninguna obligación de hacerlo, pero  puedo decir que lo poco que he podido aprender en cuanto a esta afición ha sido a base de escribir y reescribir y escribir…

10344915_216681275208652_52372876_n1794742_715332288532231_6202930507620163751_n10358055_216205715256208_403937136_n

 

 

 

 

 

Bueno, aquí os dejo un buen microrrelato y la nota que me envía en el correo electrónico.

 

Recién llegado de viaje me pongo en marcha.

“Joio” con estos escritos me has hecho cambiar la pereza por la diligencia. -Gracias-

Esto es un pensamiento que seguro tendré en algún ángulo de mi ser.

ADIOS, MAMÁ.IMG_0253

Solo ceniza quedará. Las lágrimas dieron tregua al leve suspiro que recorriendo la estancia no supo donde aposentarse, mientras el silencio negociaba mudos lamentos.

El aire se espesaba mutando su color por apergaminada cera. Mi inconforme rebeldía era incapaz de comprender que esa mano sanadora no se posaría más en mi frente febril, ni cuidarían mis heridas de tantos y tantos trompicones, ni su mirada llamaría al orden cualquiera de mis mil travesuras.

Sus manos ya no me acariciarían y su voz no sería el bálsamo que me aconsejara.

¡No ¡…… Me negaba aceptar que solo quedara eso.

IMG_0191

¿Bastarán solo palabras? – relato de José Luis Gálvez

 

IMG_0217

A pesar de que la pasada semana hubo más día para presentar el microrrelato de la Ser, no me terminó de gustar el primero que escribí y no me apeteció continuar con otro; cuando no te apetece escribir, por más que uno quiera, no hay otra solución que tener paciencia… ¡y la pluma en la mano! para que cuando vuelvan las ganas de escribir, que te coja preparado.

Quién si estaba preparado era el amigo Pepe Gálvez, que me envió el relato escrito para la ocasión, con es primera frase “Nos lamentamos, hipócritas, de no haberlo visto venir”, que a mi particularmente no me parecía nada sugerente…

IMG_0186

¿BASTARAN SOLO PALABRAS?

Nos lamentamos, hipócritas, de no haberlo visto venir. Pero no hacían falta heraldos, pregoneros ni sanadores del alma, para airear o vocear el murmullo oscuro de una puerta cerrada.

Mi conciencia y yo, en un galimatías de sentimientos encontrados, rechazamos con fuerza la hipocresía en un trueque por arrepentimiento, y nos culpamos de no haber abortado esa lágrima. El brillo de sus ojos, al no ir acompañados de reproche alguno, laceraba más mi ser.

Agarrado a los rincones quedaban jirones de risas y olor a ella.

 ¿Que soy yo, cargado de soledad?

¿De qué forma decirle que el cuerpo no puede vivir sin corazón? ¿Bastarán solo palabras?

 

“Gris Claro” microrrelato de Jose Luis Gálvez – ¿escribimos un microrrelato? (III)

 

10154489_209922042551242_3226997235732932454_nEste relato pertenece a mi amigo, y de muchos de los que leéis este blog, Jose Luis Gálvez Gallardo, “Pepe Gálvez” para la mayoría. Onubense, choquero y recreativista. Gastrónomo empedernido y catador de caldos intemporal, poeta sin prisa, crítico sin pausa.

En sus críticas y cavilaciones, el sarcasmo suele está presente porque él es así; y la acidez en otros, porque se lo puede permitir.

1517499_209603272583119_3959610881504074483_n

Oteador del Conquero, Villa Conchita y Cuesta de las Adoratrices en sus dias claros y the river Thames, Tower Brigde and London Eye en dias de neblina, según el mismo confiesa.

O sea, un personaje.10253987_209603125916467_204596494899752847_n

Como presentación del relato, valga lo que el me dice textualmente en su correo:

“Amigo Cali: Me cuesta expresarme en tan poco verbo, pero como experiencia, ahí va este pensamiento”

DSC_0021

Gris claro.

Mientras la impía lluvia borraba la rayuela celosa de tanta inocencia, su tamborileo remedaba las protestas del juego interrumpido.

Pasos trémulos llegan y la visión aún aguda, vislumbra el euro en el barro, con la rapidez que permite su artrosis recoge su golpe de suerte. Pero ¡Oh diosa Fortuna! Son ocho golpes.

Ya en su chabola y con un recuerdo en el paladar de la extra demandada en el Burger, piensa que tanta suerte no puede traer nada bueno.

En otro lugar, caricias maternas consuelan lágrimas de niño, que no comprenden su mala suerte.