“Las olas de la vida”, microrrelato seleccionado para su publicación

 

 

IMG_2671

 

No, tranquilos, no me he metido a poeta, de momento. Pero todo tiene su por qué. Este poema tan desgarrador pertenece a Paco Herrera, el poeta ayamontino “de las cosas cercanas y las palabras sencillas”, definió el periodista Paco Gamero. Pero por desgracia, según el prólogo de su libro AYAMONTE, VERSOS A MI PUEBLO, la falta de fe en si mismo limitó a las revistas anuales de las Fiestas Patronales de las Angustias o la de Semana Santa su producción poética, escasa y sin más aspiraciones que el carácter local y considerándose distante del verdadero poeta que fue y del que el referido recopilatorio da fe. El libro cuenta con dibujos de pintores ayamontinos: D’Esury, Florencio Aguilera, Emilio Borrego, Rafael Oliva, Juan Fernández, Rafael Aguilera y Prudencio Navarro Pallares, siendo la preciosa portada de Lola Martín. Por cierto, fue editado sufragando su coste el Ayuntamiento de Ayamonte en 1978, pero he podido leer un artículo del periódico ODIEL de fecha 22 de Agosto de 1973,  del escritor Manuel Aníbal Alvarez, donde ya reclamaba la piublicación de la obra de Paco Herrera y que fuera el Ayuntamiento quien lo costeara. No iban rápidas las cosas por aquel entonces…IMG_2668 IMG_2670

  Bueno, no está de más recordarles a algunos la figura del poeta y darla a conocer a otros muchos, pero el motivo por el que he empezado por aquí esta entrada a mi blog es muy simple. Tengo una compañera de trabajo y amiga, además de paisana, a la que siempre le ha gustado leer las cosas que escribo, tanto los relatos como lo referente al carnaval. Coincidió que estaba conectada a Facebook cuando terminé el microrrelato y se lo mandé a ver que le parecía. Además de alguna pregunta por la que me vi obligado a hacer pequeñas modificaciones (habitual, estás tan metido en el tema que no te das cuentas que el lector no conoce más que lo que lee), me sugirió un titulo, lo cual me encanta porque ya no tengo que pensar en ese “detalle”. Bien, pues el poeta Paco Herrera, fallecido hace ya muchos años, era el abuelo de esta compañera, María Antonia Bermejo Herrera. Por cierto, elegir un poema tan triste para la entrada viene motivado porque lo recuerdo perfectamente de haberlo leído en un album de Semana Santa de principios de los setenta. Por aquel entonces no tendría siquiera diez años y el poema me tuvo que impactar pues lo tenía en mi memoria cuando hace pocos meses lo volví a leer en el libro.

Marte-logoEl relato seleccionado para publicarse participante en el “I Concurso de Microrrelatos Marte” de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo de Castellón, debía de cumplir algún que otro requisito, como el de no sobrepasar las diez líneas en formato Word vertical, pero lo más importante es que de alguna manera tenía que hablar de la crisis y su repercusión en el mundo del arte. La visión que tuve fue la que plasmé, algo mas poética y metafórica de lo que acostumbro, pero en este relato me salió así. Espero que os guste.

“Las olas de la vida”

A pesar de su decrépito rostro y de las arrugas, la mirada que logré plasmar en el lienzo levantaba la admiración de todos. Era realismo en su grado máximo. No por ser demasiado lacónica o transmitir el hastío de la anciana, sino por inexpresiva… Me evocaba a un buque navegando hacia un destino sin retorno, con el agravante de que conociendo mejores derroteros, la desgana le impedía virar el timón. Cuando mi modelo fue rescatada del asilo de ancianos por la tripulación que un día la abandonó al pairo con las provisiones justas de su humilde pensión, creí que mi retrato dejaba de ser híper-realista; pero los daños causados por el salitre de la soledad, no permitieron a la náufraga, ya anciana, sobrevivir fuera de su isla.

 

 

 

Frase inicial Relatos en Cadena, semana 27

Esta vez me he dejado caer un poquito, aunque creo que la frase inicial es más  fácil que en otras ocasiones:

Solo ceniza

Ánimo, que el viernes por la noche no es mal momento para escribir. Se cierra el plazo mañana sábado a las 18:00 h

HPIM1088.JPG

Nueva frase inicial Relatos en Cadena, semana 26

Como sé por propia experiencia la de veces que uno no escribe para este concurso porque cuando te acuerdas ya es sábado por la mañana, aprovecho que he cogido el ritmo y siempre que lo recuerde, pondré una nueva entrada para comunicarlo. Así mismo, si queréis que publique aquí alguno de los que presentéis, como he hecho en un par de ocasiones con el de Pepe Gálvez, solo tenéis que mandármelo y una vez cumplido el plazo de presentación, lo publicaré.IMG_0181

Así mismo, si me lo queréis enviar para que os de mi opinión como varios habéis hecho estas semanas atrás, podéis contar con ella; lo único que puedo prometer es que los leeré y os daré mi opinión, que como como máximo será la de alguien con un poquito más de experiencia en escribir este tipo de textos que  vosotros, pero al que le queda todavía mucho por aprender.

 

Lo dicho, la frase de la semana es:

“La lluvia de fuego que lentamente devoraba la ciudad”

Plazo máximo de presentación el sábado
10 de Mayo de 2014.

¡ Oportunidad! Hasta el 3 de Mayo el plazo de “Relatos en Cadena”

Al haber esta semana final mensual, el plazo de presentación de los relatos termina el próximo sábado día 3 de Mayo.

Buena oportunidad para quien no le halla dado tiempo a presentarlo,

¡siete días, siete, para escribir cien palabras, oiga!

La frase para el relato que hay que mandar antes del sábado a las 18:00 horas, es:

“Nos lamentamos, hipócritas, de no haberlo visto venir”

¡Vamos a escribir un rato!

“Intemperie” relato no presentado – ¿escribimos un microrrelato? (IV)

Este microrrelato es el que iba a presentar a Relatos en Cadena, pero no lo hice. Prefiero que primero lo leáis y después comento el tema…

Intemperie

Mientras la impía lluvia borraba la rayuela el hombre no se inmutaba y reponía lo dañado, pero de manera diferente. Crear a la intemperie tiene esas cosas y en el fondo lo agradecía. Lo valoraba como nuevas oportunidades.

Contabilizaba mas de ciento veinte capítulos, cuando asombrado comprobó la efectividad de la tinta de registrador cargada en su pluma: al secarse el papel volvieron a ser legibles una treintena más.

Tras una fuerte racha de viento Julio recogía folios esparcidos por el suelo. Atusándose la barba, sonreía. La rayuela no puede estar desordenada—reflexionó—nadie conoce su orden. De subir escaleras al revés, hablaremos otro día.

————————————————————————————————-

jc_deskProbablemente, la mayoría de los que lean el relato tendrán la misma reacción que hubiera tenido yo hace unos meses o que tuvieron mi hijo Cali y Luisa antes de ayer cuando se lo leí. Bonito, bien escrito, pero ¿que tratas de comunicar?

 

 

De acuerdo,  voy a poner cuatro notas que ayudaran a comprender con total facilidad el microrrelato, probablemente pueda parecer incluso demasiado simple…

– Lo primero que se me vino a la mente al leer la frase de inicio fue la novela “Rayuela” de Julio Cortázar, denostada en su momento y aclamada para los restos.

images– Hace unos meses se celebró el cincuenta aniversario de la primera edición de la obra de Julio Cortázar “Rayuela”.

– Rayuela tiene 155 capítulos, nada menos.

blog1

 

– Cortázar decía que con leer los 59 primeros era suficiente, pero incluso daba otras “rutas alternativas” de la forma en que se podía leer.  Otros estudiosos de su obra, incluso proponen nuevas rutas…

– Sobre las “Instrucciones para subir una escalera al revés” (pulsar en letras azules para oirlo) no es más que una propina, ¡No dejéis de escuchar el audio! es verdaderamente alucinante escuchar esta reflexión de la voz de su autor.

No me cabe duda que con estas breves notas el relato es más comprensible. Incluso me parece bueno, pero ahí es donde me viene la duda que voy a plantear.

a) Evidentemente un relato se tiene que explicar por si solo, no vale poner después aclaraciones.

images (1)

b) Pero sin embargo, al presentarlo a un concurso literario, se entiende que el jurado debe de tener una alta cultura literaria, y debería darse cuenta al instante por donde van los tiros. No quiero decir con esto que se vayan a saber de memoria tal o cual dato, pero teniendo en cuenta los múltiples eventos celebrados hace menos de un año por el  cincuentenario de la publicación de “Rayuela”, deben haber refrescado detalles…

 

me-di-cuenta-carteles-julio-cortazar-rayuela-desmotivacionesc) ¿Debería escribir mis relatos  para satisfacer a un jurado, aún a riesgo de que la mayoría de los posibles lectores no lo entiendan?Hablar de “mis lectores”, no obstante, podría tener algo de presuntuoso, pero no es la intención. De hecho se que tengo lectores fijos, otra cosa es el número…

 

cortazar-gatoAdemás de esas pregunta que me hago, también la pregunta que lancé  ¿Escribimos un microrrelato? (I) ha influido en la no presentación del relato al concurso. ¿Por qué? No lo sé exactamente, pero al ser un microrrelato tan distinto de los que suelo escribir, no me gustaba precisamente para esta ocasión, cuestión de gusto.

De todas formas, el otro microrrelato ¿Acierto o error? al que podéis acceder pinchando sobre el título, es probable que a algunos les guste más que éste. Bien, esas son mis explicaciones. Me gustaría conocer vuestra opinión.

images (2)

 

Además expresar desde el blog las condolencias por el fallecimiento de un mago de la literatura, Gabriel García Márquez. Nos deja en compañía de su extensa obra.

 

 

 

“Gris Claro” microrrelato de Jose Luis Gálvez – ¿escribimos un microrrelato? (III)

 

10154489_209922042551242_3226997235732932454_nEste relato pertenece a mi amigo, y de muchos de los que leéis este blog, Jose Luis Gálvez Gallardo, “Pepe Gálvez” para la mayoría. Onubense, choquero y recreativista. Gastrónomo empedernido y catador de caldos intemporal, poeta sin prisa, crítico sin pausa.

En sus críticas y cavilaciones, el sarcasmo suele está presente porque él es así; y la acidez en otros, porque se lo puede permitir.

1517499_209603272583119_3959610881504074483_n

Oteador del Conquero, Villa Conchita y Cuesta de las Adoratrices en sus dias claros y the river Thames, Tower Brigde and London Eye en dias de neblina, según el mismo confiesa.

O sea, un personaje.10253987_209603125916467_204596494899752847_n

Como presentación del relato, valga lo que el me dice textualmente en su correo:

“Amigo Cali: Me cuesta expresarme en tan poco verbo, pero como experiencia, ahí va este pensamiento”

DSC_0021

Gris claro.

Mientras la impía lluvia borraba la rayuela celosa de tanta inocencia, su tamborileo remedaba las protestas del juego interrumpido.

Pasos trémulos llegan y la visión aún aguda, vislumbra el euro en el barro, con la rapidez que permite su artrosis recoge su golpe de suerte. Pero ¡Oh diosa Fortuna! Son ocho golpes.

Ya en su chabola y con un recuerdo en el paladar de la extra demandada en el Burger, piensa que tanta suerte no puede traer nada bueno.

En otro lugar, caricias maternas consuelan lágrimas de niño, que no comprenden su mala suerte.