Relatos por la Igualdad. “El folleto”

Reedición – Repito esta entrada ya que por problemas técnicos los enlaces que deberían llegar a esta desafortunada guía del esperpento, no funcionaron adecuadamente, al menos en muchas ocasiones, según me han hecho llegar alguno de los amigos que le dan el vistazo al blog.

Sin tener en cuenta esta guía, para quien tenga la fortuna de no haberla visto nunca, mi relato “El folleto” pierde parte de su fuerza, porque pocos escritores serían capaces de hacer ver, y yo no iba a ser uno de ellos, hasta que punto llegó el machismo en este país, dentro de un mundo que globalmente ya lo era.

Teniendo en cuenta que el libro en el que se publicó mi escrito, “Relatos para Malala”, está dedicado a la joven pakistaní que es hoy en día un símbolo de la lucha por la igualdad,  Malala Yousafzai, me parece obligado hacer el esfuerzo para intentar que pueda leerse correctamente. Por ello antes de mi texto he puesto las fotos de ese folleto que motivó mi indignación y mi relato. De todas formas sigue estando el enlace al final del relato, espero que ahora si funcione.

mujer_perfecta

malos_tratos

documento_antiguohechos_insolitoscuriosidadessociedadtejiendo_el_mundo1revolucion_culturaltexto_antiguodocumento_ineditoincreiblemanual_buena-_esposamujer_ideal

Sin comentarios.

A continuación os pongo el relato.

Editorial Acen y Fundación Isonomia homenajean a la niña pakistaní Malala Yousafzai

Editorial Acen y Fundación Isonomia homenajean a la pakistaní Malala Yousafzai

El folleto

Mi marido notó que mi cabreo era mayúsculo. Sin levantar la mirada de lo que estaba haciendo y con muy mala leche, en tono de burla me dijo:

         ─ ¡Venga, espabila!… Sabes que una de tus obligaciones es distraerme.

Recogí los informes en la carpeta y salí de casa dando un portazo. Escaleras abajo, busqué el tabaco. Solo me quedaba uno, medio chafado. Lo encendí y con las manos en los bolsillos, salí a la calle. Hacía mucho frío. Mi cabeza era una olla a presión. ≪Lo dejo —afirmé convencida —  No tengo por qué aguantar esto≫. Inmersa en mis pensamientos, oí por el telefonillo:

         ─ “Lui”, sube. Te vas a quedar helada – dijo bostezando – Te he preparado la infusión.

Ni me había dado cuenta que estaba encogida y tiritaba por el intenso frio.

         ─ Ábreme, “cari” ─ le dije. Cuando subí, estaba adormilado en el sofá. Se levantaba temprano para trabajar y hoy había hecho la cena y recogido la cocina. Estaba derrotado. Además, tenía que aguantar mi carácter irascible, agudizado ahora por el trabajo. Un periódico conservador encargó al departamento que justificara sociológicamente, en el contexto histórico, un folleto de la Sección Femenina de la Falange, que preconizaba la superioridad del hombre y el papel abnegado y servil de la mujer. Hoy las redes sociales han destapado la realidad social de los años sesenta. El jefe de departamento, me lo asignó sin saber de que se trataba.

        —   Cari, llevabas razón — le dije —Dejo el encargo, me está afectando demasiado.

        —    Y lo peor, es que tratan de justificarlo… — dijo él — Haces bien, déjalo.

machismo1

España: La mujer ideal en 1953 – El polvorín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s